fotógrafo freelance.

Ser fotógrafo freelance es algo que va más allá de un simple aspecto laboral. Ser freelance significa tener autonomía para imprimir un carácter y un sello creativo propio a todos nuestros trabajos. Significa no tener que ceñirnos a ningún cliché impuesto por los intereses de la empresa o agencia para la que trabajemos, sino más bien todo lo contrario:

Poder reinventar la fotografía con cada cliente en cada nuevo proyecto.

La fotografía enfocada a la difusión en medios digitales exige de un conocimiento profundo de las principales plataformas de redes sociales y también de una experiencia como diseñador con algunos de los gestores de contenido más usados hoy en día, como por ejemplo WordPress.

Sólo así podremos ofrecer unas imágenes optimizadas para las necesidades de cada proyecto.